5 Propósitos de salud mental que todas las organizaciones necesitan

5 Propósitos de salud mental que todas las organizaciones necesitan 

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que más del 60% de la población mundial trabaja; sin embargo, existen factores como la falta de organización, liderazgos poco amigables, largas jornadas o exceso de carga de trabajo que representan un riesgo para la salud mental de los colaboradores. 

 

“En momentos de incertidumbre económica es imprescindible que las empresas aborden como prioridad la salud de sus colaboradores. Los líderes deben considerar que un equipo saludable y motivado genera mayor productividad y por lo tanto aumenta las posibilidades de la compañía para superar cualquier reto”, afirma Abel Navajas, Manager de Affor Health, empresa especializada en gestionar y mejorar la salud psicosocial de las personas en las organizaciones. 

 

Durante el próximo 2023, el gran reto de las empresas consistirá en desarrollar ambientes que impulsen el crecimiento de los colaboradores y lo motiven; para ello, será fundamental adoptar diversas estrategias que influyan de forma positiva en los colaboradores. 

 

Para Affor Health este nuevo año es un buen momento para que los líderes de las organizaciones incluyan en sus agendas cinco propósitos que contribuyan a mejorar la salud mental de los equipos de trabajo: 

 

  1. Informar a los colaboradores 

La Secretaría de Salud estima que en el país tres de cada diez personas podrían presentar algún tipo de trastorno mental, por ende es importante que uno de los principales propósitos para las empresas sea informar y ayudar a crear conciencia a los colaboradores sobre la importancia de cuidar la salud mental. 

 

“El principal desafío es romper con mitos, estigmas y prejuicios que hay en torno a la salud mental en los espacios de trabajo. Los líderes son claves en esta transición y si cuentan con las herramientas adecuadas para prevenir, atender e informar sobre los riesgos psicosociales en el trabajo, están sentando las bases para un futuro en el que la salud mental sea una prioridad para todas las compañías. Un gran objetivo para este año es que en las empresas se pueda hablar abiertamente de estos temas, sacarlos del cajón y plantear soluciones reales”, explica el Manager de Affor Health.  

 

  1. Implementar jornadas de salud mental 

 

En México se estima  que una de cada tres personas a lo largo de su vida tiene un problema relacionado con su estado de ánimo; el riesgo se incrementa si es sometido a constante estrés en alguna de las principales áreas cotidianas donde pasa gran parte del día como el trabajo o el hogar. 

 

“Las jornadas de salud mental pueden ser en diversos formatos, se trata principalmente de campañas informativas en donde líderes y colaboradores aprenden y abordan diversos temas de salud mental. Esto es importante para crear un ambiente donde la comunicación fluya de forma positiva. Lo más importante es que las empresas se apoyen en especialistas en el tema para que el impacto sea mayor”, añade Navajas. 

 

 

  1. Definir límites entre el horario laboral y personal 

A consecuencia de la pandemia, los modelos de trabajo se modificaron. El home office o teletrabajo fue adoptado por la mayoría de las empresas, lo cual dio paso a jornadas laborales con un límite muy delgado entre la vida personal y el ámbito laboral. 

 

Actualmente, el trabajo a distancia es menos frecuente y las jornadas presenciales o híbridas son la constante en muchas compañías. Ante estas nuevas dinámicas es importante que las compañías cuenten con una organización de trabajo clara, en donde cada colaborador sepa qué tiene que hacer y de qué forma. Así, se evitan horarios extendidos de forma innecesaria. 

 

El especialista de Affor Health apunta que “al respetar los límites de los horarios de trabajo, los colaboradores puedan desarrollar actividades recreativas en su tiempo personal, inhibiendo así casos de burnout”. 

 

  1. Fomentar un ambiente laboral saludable 

Trabajar a una capacidad reducida puede ser un sinónimo de que los colaboradores están desmotivados o carecen de condiciones óptimas para ser más productivos.  

 

Cifras de OCC Mundial establecen que el 46% de los colaboradores reconocen que en sus trabajos hay una falta de control en el entorno laboral, por lo cual disminuye su productividad hasta en un 40%. 

 

  1. Contar con expertos en salud mental 

Un colaborador abrumado puede pasar meses, incluso años sin recibir atención, lo cual habla de un problema como el estrés puede escalar hasta detonar en trastornos más complejos. El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) estima que por lo menos el 75% de los colaboradores del país manifiestan haber presentado signos de fatiga laboral. 

 

“Muchos colaboradores no externan cómo se sienten, ya que las compañías no cuenta con especialistas para apoyarlos, si bien en válido buscar ayuda en lo individual, cuando la empresa es quien fomenta el cuidado de la salud mental los beneficios son mayores, tanto para el trabajador como para la compañía misma. Por ello, un propósito clave es que las empresas cuenten con especialistas en salud mental, no sólo para atender los casos graves, sino también para disminuir los riesgos psicosociales específicos de cada compañía”, concluye Abel Navajas. 



Publicación más antigua Publicación más reciente